fbpx
portadas-10.jpg

El Batch Cooking o cómo cocinar un día para comer bien el resto de la semana.

Con la vuelta a la rutina, vuelven las prisas y la falta de tiempo. Esto no tiene por qué ser sinónimo de alimentarnos mal. Una buena organización y planificación nos ayudarán a comer bien sin complicaciones. 

Una de las claves para conseguirlo son las sesiones de batch cooking. Consisten en cocinar con antelación y en pocas horas, varias recetas que servirán como base para preparar las comidas y las cenas de la semana.

¿Cuáles son los beneficios del batch cooking?

Supone un ahorro de tiempo: Dedicar un par de horas a cocinar y elaborar distintos platos nos permitirá comer mejor entre semana con poca dedicación.

Evitar desperdicio alimentario: En los países desarrollados se desecha una cantidad importante de alimentos, la mala planificación y compra son algunos de los motivos que llevan a ello. El batch cooking ayuda a un mejor control de los alimentos que tenemos en la despensa para aprovecharlos correctamente. Con ello se ajustará mucho mejor la cantidad de alimentos necesarios, ahorrando dinero y evitando desperdiciar comida.

Retomar el control de los hábitos tras la vuelta del verano: Volver a la rutina nos ayudará a reanudar los buenos hábitos alimenticios y ello sumado a una buena planificación del menú semanal, facilita el comer más saludable. 

Mayor calidad de vida y tiempo para nosotros: Tener varias elaboraciones listas para comer o para combinar con preparaciones sencillas hechas en el momento, nos permitirá disponer de más tiempo entre semana para poder dedicar a otras ocupaciones.

Las claves para el batch cooking:

 Con unos sencillos tips, organizar nuestra semana con este método será bastante más fácil y rápido.

Diseñar un menú variado de comidas y cenas. Optar por platos variados, frescos y con productos de temporada. Frutas y verduras, legumbres, carnes, pescado, huevos, cereales integrales deben ser la base de nuestra alimentación.

Chica en nevera redRevisar la despensa y realizar la lista de la compra en función de los alimentos que no tengamos. Esto evitará el desperdicio alimentario y nos ayudará a tener todos los ingredientes necesarios para el momento del cocinado. 

Es importante elegir recetas que se conserven bien ya sea en la nevera o en el congelador. 

Organizar nuestra cocina para preparar la sesión de batch cooking. La encimera despejada, el lavaplatos y fregadero vacíos para ir llenándolo con lo que se manche y la nevera con espacio suficiente para colocar los envases una vez cocinados. Necesitaremos varios envases (a ser posible de cristal) para almacenar nuestra comida en las mejores condiciones y para facilitar la conservación de los alimentos.

Cocinar en grandes cantidades. Si es posible, es muy cómodo cocinar mayor cantidad de la necesaria y luego congelar para tenerlo ya preparado para otra semana. 

 

Cómo diseñar un menú de batch cooking

El batch cooking puede ser muy flexible y podemos cocinar platos completos o elaboraciones para luego combinarlas entre sí y crear otros platos.

Algunas de estas elaboraciones son muy prácticas para preparar con antelación y se conservan bien en la nevera o en el congelador. 

Guisos de legumbres: Lentejas estofadas, curry con garbanzos, ensalada de judías blancas, hummus.

Cereales cocidos (preferentemente integrales): Arroz, quinoa, cus cus… sin embargo la pasta es preferible prepararla en el momento. 

Guisos de carne o pescado: Albóndigas, muslos de pollo en salsa, merluza en salsa verde, goulash de ternera.

Verduras horneadas: Muy cómodas y prácticas como guarnición. Berenjenas, pimientos, calabacín, boniato, zanahoria…

Cremas de verduras variadas: Gazpacho, crema de calabacín, de calabaza, de verduras. Uno de los básicos del batch cooking.

Salsas: La salsa boloñesa puede combinarse con pasta, puede usarse para rellenar unas berenjenas asadas o como relleno de lasaña.

Snacks: Preparar con antelación snacks saludables como hummus, frutos secos, fruta o verdura cortada.

Preparando varias de estas elaboraciones el fin de semana, el tiempo de cocinado entre semana será mucho menor, ahorrando así tiempo y ganando en calidad de vida.

Comiendo felices red

Ponerlo en práctica

Con esta pequeña guía de iniciación, poner en práctica una sesión de batch cooking será mucho mas sencillo. Una vez que se empieza con este método de organización y se ve su utilidad, el cambio es inmenso. Comer bien todos los días sin complicarse es posible gracias al batch cooking

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información.