fbpx
portadas-10.jpg

Maridajes con caramelizados, ¡triunfo asegurado en las fiestas!

Seguro que te ha pasado. Has probado a replicar en casa esa riquísima ensalada que comiste en un restaurante. Pero a pesar de haber usado aparentemente los mismos ingredientes, simplemente no sabía igual.

Y qué decir de esa hamburguesa sublime o de esa tosta de foie gras, con un ligero toque dulce, que siempre te has preguntado cómo se consigue.

La clave de estos platos está en los caramelizados, unos pequeños complementos culinarios que pueden convertir cualquier alimento simple en un sofisticado plato gourmet.

En el post de hoy vamos a conocerlos mejor y descubrir qué usos les puedes dar en tu cocina. Ahora que se acercan las fiestas, te van a venir bien si quieres deslumbrar a tus invitados con platos suculentos, pero con un toque muy novedoso que nos les dejará indiferentes.

¿Qué son los caramelizados?

Para caramelizar una fruta u hortaliza, hay que cocinarla a fuego lento en aceite y cuando empiece a pocharse, añadir una pequeña cantidad de azúcar, teniendo cuidado para que no se queme. Si bien la teoría parece sencilla, en la práctica no resulta tan fácil conseguir unos caramelizados perfectos en cuanto a sabor y textura. Y, seamos sinceros, la comida de Navidad o la cena de fin de año no son un buen momento para realizar experimentos.

Por suerte existe una alternativa mejor.  Son nuestros caramelizados de Ibsa, que ya vienen listos para consumir y usar en la cocina. Aunque en IBSA  también los elaboramos de forma tradicional y con ingredientes naturales, lo hacemos mediante unos procesos muy controlados y probados durante años. Gracias a ello, logramos un sabor, una textura y un color perfectos siempre. Sabemos la cantidad justa de azúcar, la temperatura y el tiempo de cocción exacto que necesita cada vegetal. Por eso nuestra receta nunca falla.

Los caramelizados IBSA: EL TOQUE GOURMET en tu mesa navideña

caramelizados3

Sabemos que preparar una cena o comida de Navidad es una locura. Tienes que elaborar varios platos a la vez, pero no puedes llegar a todo. Muchas veces, si te esmeras en hacer un plato principal perfecto, no te queda casi tiempo para dedicar a los entrantes. Por eso acabas optando por el socorrido plato de jamón y queso o sirves algunos embutidos ibéricos o un pequeño piscolabis de paté y salmón. Eso le gusta a todo el mundo, pero no es algo por lo que te vayan a recordar.

Sin embargo, nada te impide introducir un poco de sofisticación en estos aperitivos. Le darás tu toque personal y de paso un giro interesante en el sabor que hará que tus invitados arqueen las cejas mientras dicen “oye, que bueno está esto”. Porque ese cachito de queso parece otra cosa con un poquito de tomate caramelizado encima. Lo mismo ocurre con esa morcillita con cebolla caramelizada o el paté con su toque de pimiento dulce.

Pero con nuestros caramelizados también puedes complementar sutilmente tus platos principales o incluso los postres. A continuación vamos a darte algunas ideas sobre cómo puedes usar cada variedad, ya sea cebolla, pimiento, tomate o calabaza.

Cebolla caramelizada

Elaboramos la cebolla caramelizada Ibsa con cebollas frescas, las cuales pelamos y picamos en trocitos pequeños. Después las cocinamos, a fuego lento, con azúcar y aceite de oliva.

Es quizás la variedad que más fácilmente combina con todo tipo de platos. Algunas ideas de cómo puedes usarla:

  • Sobre minihamburguesas o acompañamiento de todo tipo de carnes.
  • Como relleno de champiñones, empanadas, hojaldres salados, quiches.
  • Sobre tostas de lomo, solomillo o de anchoas, boquerones y gambas.
  • En el interior de creps o wraps.
  • Sustituyendo a la cebolla en una tortilla de patatas o en unos huevos rotos.
  • Como parte del relleno de pastas como ravioli o tortellini.
  • Sobre carnes rojas como chuletones o solomillos.
  • Para aderezar pescados a la plancha o rebozados.
  • En ensaladas con queso y manzana

En general, en cualquier plato que lleve cebolla, puedes sustituirla por la caramelizada. Le darás así un toque diferente, lleno de sofisticación.

Pimientos caramelizados

Los pimientos caramelizados Ibsa tienen como base nuestros famosos pimientos asados en  horno y pelados a mano. Al contrario que la mayoría de los pimientos caramelizados que puedes encontrar en el mercado, y que se parecen más a una mermelada, los de IBSA se presentan en tiras. Esto les aporta una textura mucho más atractiva, casi como una gominola. 

¿Con qué platos combina mejor esta variedad?

  • Dispuesta sobre carnes asadas o patatas panaderas.
  • Adornando una tortilla de patata.
  • En montaditos de lomo, panceta o Bacon.
  • En ensaladas de rúcula y rulo de cabra.
  • Sobre huevos rellenos o complementando una ensaladilla rusa.
  • Acompañando pescados como la merluza, el rodaballo o la raya.
  • Para dar un toque dulce a patés y cremas vegetarianas.
  • Para condimentar pizzas, canapés y tostadas.

El sabor del pimiento es muy delicado, pero a la vez tiene una gran personalidad. Por ello va muy bien con todo tipo de platos de la cocina mediterránea.

Tomate caramelizado

El tomate  es quizás uno de los caramelizados de sabor más especial. Por un lado, conserva la acidez del tomate, pero el azúcar le añade un dulzor muy elegante que lo convierte en una delicia.

Sin embargo, es un sabor con mucha personalidad, que puede marcar fuertemente el carácter de un plato. Es por lo que resulta algo más complicado de combinar. Es por lo tanto importante, que sepas usarlo en el contexto adecuado. En general, va muy bien con platos en los que el sabor del tomate ya tiene un cierto protagonismo o donde no interfiere con el ingrediente principal, sino que lo complementa.

Prueba a usarlo:

  • En el clásico “pa amb tomaquet” o “pantumaca”, con unas lonchas de jamón serrano.
  • Sobre todo tipo de quesos.
  • En ensaladas que contengan esos quesos (caprese, con rulo de cabra, etc.).
  • Como parte del relleno de empanadas o sobre las pizzas (en vez del tradicional tomate seco).
  • A modo de decoración sobre platos de pasta, especialmente con salsas de pesto o ajo y aceite.
  • Sobre sushi o para “dipear” fritos como “fingers” de mozzarella, croquetas, aros de cebolla, jalapeños rellenos o alitas de pollo.
  • Para acompañar platos de caza.
  • En rollitos de primavera, en lugar de la tradicional salsa agridulce.
  • En cualquier preparación junto con el aguacate.

Prueba también utilizarlo como sustitutivo del kétchup, si quieres convertir algún aperitivo o platillo de “fast food” en algo más sofisticado.

Calabaza caramelizada

La calabaza caramelizada IBSA es la más nueva de todas las variedades, y va a darte mucho juego en la cocina. La elaboramos a partir de calabaza fresca, picada en pequeños trozos, y la caramelizamos  a fuego lento, con azúcar y aceite de oliva. Combina a la perfección con muchas preparaciones dulces, pero también puedes usarla en platos salados, donde viene genial para corregir la acidez.

Queda espectacular para los siguientes usos:

  • Untada sobre postres como la quesada o la crema catalana.
  • Sobre quesos como el de Burgos, Tetilla o Idiazábal.
  • En tartaletas o dulces, en lugar del tradicional cabello de ángel.
  • Como relleno de muffins o magdalenas.
  • Sobre pescados blancos o ahumados.
  • Acompañando a platos con carne de cerdo como un asado o codillo.
  • Como aderezo de salchichas tipo Bratwurst.
  • Sobre berenjenas rebozadas o verduras en tempura.

Como ves, existen muchas posibilidades donde la calabaza caramelizada puede brillar con luz propia.

IMG 1214

El azúcar en los caramelizados

Quizás puedas tener algún reparo en usar caramelizados en tu cocina, porque contienen azúcar. No obstante, es importante que tengas en cuenta que siempre vas a usarlos en cantidades muy pequeñas. Además, el contenido en azúcares es sustancialmente más bajo que, por ejemplo, en una mermelada. Mientras esta última se compone a menudo de un 50% o más de azúcar, en los caramelizados este se reduce a entre el 20 y el 30% solamente. Es más, algunos de estos caramelizados, como el de calabaza o el de pimientos, son perfectos sustitutivos de la mermelada y están riquísimos simplemente untados sobre un pan o una tostada.

Triunfa estas navidades con los caramelizados

Como hemos visto, los caramelizados maridan perfectamente con un montón de platos, aportándoles ese toque tan especial que harán que tus invitados no dejen ni las migas. Si le echas imaginación, seguro que se te ocurren mil maneras más de utilizarlos. Puedes inventar platos y combinaciones nuevas o simplemente utilizarlos para convertir un menú tradicional en una espectacular comida o cena gastronómica de cocina moderna. De este modo, seguramente  triunfarás estas Navidades.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información.
Más información Acepto