fbpx
portadas-10.jpg

La importancia de la buena alimentación, también en verano

Las vacaciones son el momento más esperado para desconectar y relajarnos. Y es que todos necesitamos descansar y salir de la rutina. Por eso las vacaciones suelen conllevar un cambio de hábitos, que en algunos casos también afecta a nuestra alimentación.

 

Saber adaptarse a las nuevas situaciones es clave para disfrutar de las vacaciones, esto también en lo referente a la alimentación. A algunas personas les agobia salirse de su alimentación habitual, mientras que para otras las vacaciones son la excusa perfecta para dejar de lado los buenos hábitos. Seguro que estamos de acuerdo en que ninguno de estos extremos beneficia nuestra salud.

A continuación, hablaremos de la alimentación consciente, de cómo comer sano fuera de casa, y de la importancia de la actividad física también en verano. Queremos conseguir el balance perfecto para disfrutar de las vacaciones, ¿te apuntas?

Alimentación consciente

¿A qué nos referimos? Pues a prestar atención a nuestro cuerpo, a lo que realmente nos pide. En esta época del año hay muchos momentos en los que pude que comamos y bebamos en exceso sin apenas darnos cuenta. ¿Os ha pasado que os ponen unas patatas fritas delante y en minutos desaparecen sin daros cuenta? A eso nos referimos. Este tipo de alimentos poco saludables predominan en las vacaciones y conviene tomar consciencia para limitar su consumo. Lo mismo pasa con las bebidas, tendemos a beber más, tanto por el calor como por el entorno social. Como todos sabemos lo más sano es beber agua, pero entre esto y el alcohol también hay otras opciones que os contaremos a continuación

 Interior Recetas WEB verano al

 

Alimentos saludables de verano / ¿Qué comer en verano?

Conocer la fruta y verdura de temporada nos va a ayudar a llevar una buena alimentación allí donde estemos. Empecemos hablando de la gran variedad de verduras y hortalizas que nos trae esta época del año.

-Frutas: cereza, albaricoque, melocotón, nectarina, papaya, sandía, melón, etc.

-Verduras: tomate, lechuga, pimiento, pepino, cebolla, judía, calabacín, etc.

Incluir estos alimentos frescos en nuestros menús ya es un gran paso para asegurarnos una buena alimentación. Y si puedes comprarlos en sitios donde tengan productos locales todavía mejor.

La forma de cocinar las verduras también es importante. En verano apetecen platos más frescos como cremas frías, salteados o ensaladas. Por eso podemos cocinar más a la plancha o al vapor que son técnicas rápidas y sanas de cocina. Además, este tipo de platos son perfectos para llevar a donde queramos.

¿Qué opciones saludables tengo para beber?

Una pregunta que cada vez nos hacemos más. Además del agua, el té o el café poco a poco van apareciendo otras bebidas refrescantes y saludables. No siempre tendrás estas bebidas en el bar de la esquina, pero la demanda va creciendo y van estando más accesibles.

-Agua con gas: como el agua pero su burbuja nos puede producirnos la sensación de un refresco. Al igual que el agua podemos aromatizarla con frutas o hierbas aromáticas.

-Kombucha: es una bebida que se obtiene mediante la fermentación natural de té verde

con una colonia de bacterias y levaduras llamada Scoby. La kombucha va ganando adeptos tanto por tratarse de un probiótico como por su agradable sabor que la convierten en un refresco saludable y con muy pocas calorías.

-Zumos naturales: con distintas frutas y sin azúcar añadidos. Son una buena alternativa a los refrescos, pero siempre será mejor ingerir la fruta entera, por eso no se recomienda su consumo de forma habitual.

-Batidos naturales: en este caso las frutas y verduras se trituran conservando su fibra, y por ello resultan una bebida más nutritiva y saciante. 

-Frappe: es el granizado a base de café, hielo picado y leche o bebida vegetal. Si no añadimos ningún edulcorante será una muy buena opción.

-Bebidas vegetales: merece la pena mencionarlas como alternativa menos calórica a la leche. Las hay de todo tipo y no todas son iguales, se debe prestar especial atención a los edulcorantes que puedan llevar.

Snacks saludables

Quizás el picoteo sea lo que más se dispara en verano. Si este es vuestro caso os dejamos algunas ideas saludables para esos momentos:

-Fruta: sin duda la opción más asequible y fácil.

-Frutos secos: Te gustarán más tostados ya sea en una sartén sin aceite o al horno. También puedes añadirles especias para darles un toque extra de sabor.

-Crudités o palitos de verdura cruda: puedes tomarlos solos o untarlos en algún dip saludable como el hummus, el guacamole, etc.

-Chips de verduras: cada vez más presentes en los supermercados, se trata de verduras como el boniato o la remolacha que han sido deshidratadas u horneadas.

-Polos caseros: se pueden hacer de infinidad de sabores. Simplemente tenemos que triturar nuestras frutas favoritas con agua, yogur, leche o bebida vegetal.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Al pulsar Acepto consiente dichas cookies. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información.