fbpx
portadas-10.jpg

Verduras de temporada: salud en estado puro

verduras de temporada

Es un hecho que en las épocas frías del año solemos consumir menos vegetales. Mientras en verano, con el calor, nos apetecen más las ensaladas, las frutas y verduras, en invierno nos atraen los guisos más pesados y calóricos.

Sin embargo, es justo en esta época, cuando realizamos menos ejercicio al aire libre y nos acechan los virus de la gripe y el resfriado, cuando es especialmente importante reforzar nuestras defensas con las vitaminas y los minerales que nos pueden aportar los vegetales. Y nada mejor que obtenerlas de las verduras de temporada, que están en su mejor momento.

Por qué comer verduras de temporada

Gracias a los invernaderos y a la globalización, que hace más accesibles los alimentos de otras latitudes, hoy en día podemos disfrutar de frutas y verduras típicas del verano durante casi todo el año. Ya sean tomates, pimientos o berenjenas, lo cierto es que nos encanta seguir consumiendo estos delicados vegetales veraniegos también durante la estación fría.

A causa de ello, comemos menos cantidad de la auténtica verdura de temporada. Esto es una lástima, pues muchas de estas variedades rezuman minerales, vitaminas y antioxidantes, debido a que sus efectos se potencian con el frío de las heladas invernales.

Es por ello muy aconsejable que les hagas un sitio en tu plato y te beneficies de todas sus propiedades saludables. Estas son algunas de las más destacadas.

#Col Rizada o Kale

Esta verdura de la familia “Brassicaceae”, durante mucho tiempo casi olvidada, ha sido redescubierta recientemente por nutriólogos y gurús de la alimentación saludable. Y no es para menos. Contiene cantidades impresionantes de vitamina C y K, además de betacarotenos, los precursores de la vitamina A.

También es rica en Calcio, tiene efectos desintoxicantes y se le atribuyen propiedades anticancerígenas.

#Brócoli

De entre las verduras de temporada el brócoli es una de las más populares por su agradable sabor y atractivo aspecto. Como ya te contamos en nuestro artículo sobre las frutas y verduras con más vitamina C, el brócoli contiene más del triple de esta vitamina que las naranjas. También es una excelente fuente de calcio, el cual se absorbe hasta un 50% mejor que el de la leche.

Pero esto no es todo. Este vegetal, de la familia de las crucíferas viene además cargado de vitaminas B y K, hierro, magnesio, potasio, zinc y valiosos antioxidantes. Contiene así mismo un compuesto orgánico llamado sulforafano, que se ha identificado como un potente anticancerígeno.

#Zanahoria

Las verduras de temporada no sólo destacan por sus excelentes propiedades. También están en su punto óptimo de sabor. Es el caso de la zanahoria, que con las heladas del invierno desarrolla un sabor y un dulzor excepcionales.

Pero la zanahoria también tiene mucho que ofrecer en cuanto a beneficios para la salud. Su color naranja se debe a la presencia de betacarotenos, de los cuales sintetizamos la vitamina A. Se trata de unos antioxidantes muy potentes, que nos protegen del estrés oxidativo causado por los llamados “radicales libres”, que dañan a nuestras células y nos hacen envejecer.

No es de extrañar que las zanahorias ayuden a mantener sana la piel y sean beneficiosas para la vista.

#Acelga

La acelga es otra de las verduras de temporada que desarrollan todas sus propiedades y sabor con las bajas temperaturas. Además de ser rica en vitaminas C, K y minerales como el magnesio y el manganeso, este vegetal destaca sobre todo por contener una gran cantidad polifenoles. Se cree que al menos 13 diferentes.

Se trata de los misteriosos compuestos secundarios de las plantas a los que se atribuyen muchas propiedades saludables. Se les considera antiinflamatorios, antioxidantes, anticancerígenos y se cree que además reducen el colesterol malo.

#Chirivía

De aspecto parecido a una zanahoria, pero de color blanco, esta raíz es una excelente fuente de vitaminas B, E, magnesio y potasio. Es rica en fibra y se la considera probiótica, puesto que contiene una sustancia llamada inulina, la cual resulta extremadamente beneficiosa para la flora intestinal.

#Col Lombarda

verduras inviernoMuchas de las verduras de temporada con más propiedades son de la familia de las coles. La lombarda es otro de sus representantes destacados. Comparte con las demás variedades su generoso contenido en vitaminas C, A y K, así como de manganeso y potasio.

Pero si por algo destaca la lombarda es por ser uno de los vegetales que contienen más antioxidantes. Estos se esconden en un pigmento llamado antocianina, que es el que les da su característico color morado.

Existen además evidencias de que la antocianina ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Rabanitos

Estas raíces de pequeño tamaño son ninguneadas por una gran parte de la población, que prefiere otras hortalizas o verduras de temporada con un sabor más suave. Sin embargo, esto es una grave equivocación.

Precisamente la sustancia responsable de su nota picante, el sulforafano, ha demostrado tener un efecto inhibidor sobre el crecimiento de las células cancerígenas, en cánceres como el de mama. Su color rojo, además, delata que contiene muchos antioxidantes beneficiosos.

Si a esto sumamos una buena cantidad de vitaminas B, C y potasio, podríamos considerar a los rabanitos como auténticas pequeñas “bombas de salud”. Así que no dudes en cortarlos en rodajas para añadirlos a tus ensaladas o también puedes picarlos para hacer una rica y picante vinagreta.

Calabaza

La calabaza es otro vegetal muy rico en carotenoides, que le dan su característico color anaranjado. Estos van a proveerte con vitamina A y valiosos antioxidantes. La calabaza también aporta muchas otras vitaminas. Hablamos de algunas de la familia B, vitaminas C y E. Potasio, fósforo, magnesio, hierro y cinc son algunos de los minerales de los que puede presumir.

Tiene además un beneficio añadido y es su alto contenido de licopeno. Se trata de otro compuesto secundario presente en algunos vegetales, el cual se ha identificado como un muy eficaz anticancerígeno. El licopeno también lo contienen los tomates, por lo que la calabaza es un excelente sustitutivo para estos durante los meses de invierno.

Boniato

El boniato es una hortaliza poco valorada, que muchas veces pasa casi desapercibida. Sin embargo, es uno de los alimentos nutricionalmente más complejos que podemos consumir en invierno.

Al igual que el resto de las verduras de temporada, mencionadas en este post, puede aportarnos buenas cantidades de vitamina C y betacarotenos, así como diferentes minerales.

Sin embargo, una de sus principales virtudes es que se trata de una hortaliza con un muy bajo índice glucémico. Otros tubérculos y raíces como patatas, nabos o zanahorias, cuando se cuecen, elevan de forma importante el nivel de azúcar en sangre. Esto, sin embargo, no ocurre con el boniato, por lo que es una estupenda alternativa para los diabéticos.

Aprovecha las verduras de temporada

Como has podido ver, los meses fríos no tienen por qué ser esa época donde te tienes que conformar con vegetales insípidos de invernadero. Decídete a darles más protagonismo a las coloridas hortalizas y verduras de temporada.

No sólo están en su estado de óptimo sabor, sino que te ayudarán a protegerte de las enfermedades y los virus invernales.