fbpx
portadas-10.jpg

Las 10 tendencias de alimentación que van a romper en 2019 y que todavía no conoces

tendencias de alimentación 2019

Hace tiempo que has incluido en tu dieta alimentos como la quinoa, la chía o la leche de soja. Tampoco arqueas ya las cejas ante el lineal del supermercado lleno de variantes de sushi y hummus. Así que, seguramente, ya te estarás preguntando cómo serán las tendencias de alimentación para 2019 y con qué novedades te van a sorprender este año.

Por supuesto no tenemos una bola de cristal para predecir el futuro. No obstante, sí podemos aventurarnos a hacer una predicción, basándonos en lo que ya triunfa en otros países y lo que pronostican cocineros, “foodies” y gurús de la nutrición.

Tendencias de alimentación para el 2019

Las novedades que nos traerá este año se compondrán, previsiblemente, de una mezcla de alimentos desconocidos en nuestras latitudes, variantes de otros ya existentes y la resurrección de tradiciones del pasado, casi olvidadas. Es decir, asistiremos a una mezcla de innovación, reinvención y tradición.

Así que toma buena nota, porque estas son las nuevas tendencias de alimentación por las que puede que dentro de poco pierdas la cabeza o, mejor dicho, el paladar.

#1 Mantequilla de semillas

La mantequilla de cacahuetes ya es un clásico. En los últimos años, también se han hecho populares las mantequillas de frutos secos, especialmente la de almendras. Los más sibaritas incluso nos han recomendado las de anacardos, pistachos o nueces de macadamia.

Sin embargo, en 2019 es previsible que las nueces vayan cediendo su lugar a semillas. Empezarás a ver más el tahini, la pasta de semillas de sésamo que es uno de los principales ingredientes del hummus. Al sésamo le seguirán mantequillas hechas de muchos otros tipos de pipas o semillas, como por ejemplo calabaza, girasol o, incluso, semillas de melón.

jackfruit#2 Jackfruit la carne vegetal

Algunas de las tendencias de alimentación que cada vez pegan más fuerte son el vegetarianismo y el veganismo. Cansados de la soja texturizada y el tofu, los veganos y vegetarianos recibirán con los brazos abiertos al jackfruit. 

Se trata de una enorme fruta del sudeste asiático que en español también se conoce por el nombre de “nanjea”. Su carne inmadura es fácil de deshebrar, adquiriendo entonces una textura parecida al pollo o cerdo.

En cuanto al sabor, recuerda al de la alcachofa, pero, convenientemente frita o tostada y aliñada, es un sucedáneo perfecto para la carne. El jackfruit es además rico en vitamina B, calcio y hierro.

#3 La leche de avena es la nueva soja

La leche de avena ya lleva algún tiempo entre nosotros, aunque tradicionalmente ha gozado de una mucho menor popularidad que la de soja. Sin embargo, las tendencias de alimentación para este año predicen que esto va a cambiar.

En gran parte, la marcha triunfal esperada de la bebida de avena se va a deber a que esta tiene una textura más cremosa y su sabor es ligeramente dulce. Esto hace que tenga un mayor potencial para ser usada en bares y cafeterías.

De hecho, la conocida marca de bebidas de avena sueca Oatley incluso ya ha lanzado una edición “barista” de avena. Esta no tiene nada que envidiar a la leche de vaca en sabor y cremosidad. Verás también bebidas de avena en todo tipo de combinaciones: con chocolate, té matcha, etc.

#4 Panes saludables

Hacer buen pan está de moda. En muchas ciudades españolas están resurgiendo obradores tradicionales que ofrecen verdaderos panes integrales con masa madre. Como es natural, los supermercados y las grandes superficies no querrán dejar pasar la oportunidad de hacerse con un pedazo de este nuevo mercado.

Presta atención a la sección de panadería. No sería de extrañar que, poco a poco, vieras aparecer panes 100% integrales de espelta y centeno, hechos con masa madre.

#5 La revolución de los probióticos

Desde hace años, la industria láctea te ha predicado las bondades de los probióticos que contienen algunos de sus yogures. Sin embargo, conseguir otros alimentos con bacterias vivas fuera de la sección de lácteos es una tarea casi imposible.

Casi todas las verduras fermentadas están pasteurizadas o se elaboran con vinagre como conservante. Ambas cosas matan a las bacterias beneficiosas.

Una de las tendencias de alimentación para 2019 más auguradas, es el regreso de los fermentos vivos. Esto se debe en gran parte a los últimos descubrimientos científicos sobre la importante función de nuestra flora intestinal, algo que tratará de aprovechar la industria alimentaria.

Prepárate a encontrar chucrut, kimchi, miso o kombutcha, en todas sus variedades, en la sección de refrigerados.

#6 Prebióticos para los probióticos

Los prebióticos son el alimento natural de las bacterias probióticas. Se trata de cadenas largas de azúcares que nuestro estómago no puede digerir. Por ello, acaban casi intactas en el intestino, donde las bacterias las descomponen mediante la fermentación.

Al pronosticarse como tendencia de alimentación para este año los probióticos, es de esperar que estos tiren de la demanda de los prebióticos, de la misma manera que de una venta masiva de mascotas cabría esperar un aumento en las ventas de pienso.

Los prebióticos se encuentran sobre todo en algunas verduras y hortalizas ricas en una sustancia llamada inulina. Destacan en este sentido tubérculos como el tupinambo (o topinambur), la chirivía o la raíz de achicoria.

Así que estate ojo avizor cuando vayas a la frutería o al mercado.  

#7 Insectos comestibles

Hace poco que en nuestro país se legalizó la venta de insectos para fines alimenticios. Desde entonces, se han empezado a vender en algunos supermercados snacks y barritas hechas con insectos.

Hasta ahora, su éxito comercial ha sido limitado. No obstante, esto podría cambiar porque diferentes cocineros de nivel podrían apostar por este estrafalario alimento, que contiene muchas proteínas y nada de grasa. Especialmente la harina hecha de grillos podría empezar a perfilarse como alternativa a las harinas sin gluten.

algas#8 Algas: las verduras del mar

El consumo de algas en nuestro país es todavía muy incipiente y se limita prácticamente a las láminas de alga nori que se utilizan para envolver el sushi. Pero estas verduras del mar están cada vez más de moda y comenzarás a verlas por todas partes, ya sean deshidratadas o frescas.

Por un lado, aumentará la variedad. Podrás elegir entre especies como el alga kombu, wakame, espagueti de mar o dulse, entre otros. Pero donde realmente desembarcarán con fuerza las algas es en el sector de los procesados.

Los snacks, crackers, sopas o patés con algas ya no serán una rareza. Tampoco los platos que combinan arroz u otros cereales con algas deshidratadas.

#9 Nuevas frutas tropicales

Las tendencias de alimentación de los últimos años nos han llevado a conocer nuevas frutas exóticas, en muchos casos vendidas como superalimentos. Seguramente habrás oído hablar del açai, la lúcuma o las bayas de goji.

Una de las tendencias de alimentación auguradas para el 2019 en la que casi todos coinciden, es que se harán populares diferentes variedades de nuevas frutas tropicales. El favorito en las quinielas es el mexicano negro sapote. Se trata de una fruta de color negro, con una cremosidad similar al kaki, pero con un sabor que puede recordar a un pudin de chocolate.

También se espera que ganen en popularidad el dragonfruit asiático, así como la guayaba y la fruta de la pasión.

#10 Especias africanas y de oriente medio

En años pasados, algunas especias exóticas como la cúrcuma, el jengibre o el comino han invadido nuestras cocinas. En 2019 es de esperar que lleguen otras nuevas, pero esta vez procedentes de África y Oriente Medio.

Acostúmbrate a oír nombres como harissa, zaatar, dukkah, berberé o ras el hanout.

Tendencias de alimentación muy variadas

Como ves, la previsión de novedades para el 2019 es de lo más variada. El tiempo nos dirá si hemos acertado con nuestras previsiones o si alguna de estas tendencias nos llegará en años posteriores.

Lo que sí es indudable, es que será un año apasionante, donde descubrirás muchos alimentos nuevos que sacarán a tu cocina de la monotonía.

¡Que aproveche!