portadas-10.jpg

10 remedios para combatir los síntomas de la alergia primaveral

combatir los síntomas de la alergia primaveral

¡Por fin es primavera! Pero lo que para otros es un motivo de alegría, para ti significa tener que soportar durante semanas los temidos síntomas de la alergia primaveral.

Ya te estás volviendo a ver con los ojos rojos, esa horrible congestión y tomando antihistamínicos que te dejan casi en estado vegetativo.

¡Pero esto no tiene por qué ser así! De hecho, hay muchas pequeñas cosas que puedes hacer para combatir los síntomas de la alergia primaveral y mitigar sus efectos.

Consejos para combatir los síntomas de la alergia primaveral

Una de las cosas más importantes que puedes hacer, es reducir la cantidad de alérgenos que se acumulan en tu hogar.

Para ello, vamos a declararle una guerra sin cuartel a pólenes, ácaros, y esporas que campan a sus anchas por tu espacio vital. Estas son algunas de las medidas más efectivas que puedes tomar:

Limpieza extrema

Aumenta la frecuencia con la que limpias tu casa. Pasa la aspiradora a menudo y no dejes que las pelusas y los pólenes se hagan fuertes debajo de tu cama. Hazte con aspirador HEPA, sin bolsa, que purifica el aire y no vuelve a levantar el polvo.

Utiliza un cubrebocas cuando hagas la limpieza o pide ayuda a familiares no alérgicos.

¡No te olvides de aspirar también regularmente tu coche! Las alfombrillas y la tapicería de los vehículos son un hábitat ideal para ácaros y pólenes.

Redecora tu casa

Acaba con los “colectores de polvo” de tu decoración. Elementos como peluches, cojines, cortinas o sillones tapizados de tela son refugios perfectos para que los alérgenos se hagan fuertes. Para los alérgicos, lo ideal son los sofás de piel o vinilo, que se limpian fácilmente.

Si no te puedes permitir cambiarlos, al menos aspira los sillones y lava cojines, cortinas y peluches con frecuencia. O guárdalos en una caja durante la primavera.

Ah, y no te olvides de quitar también esas figuritas, recuerdo de la comunión de tu sobrino o de la boda de tu amiga. Sólo te dificultarán la limpieza.

Ventila en el horario adecuado

Para combatir los síntomas de la alergia primaveral eficazmente, es importante que no ventiles la casa a las horas que existe una mayor concentración polen. Esto es en las primeras horas de la mañana y al atardecer. Lo mejor es que abras las ventanas alrededor del mediodía y sólo durante el tiempo necesario para ventilar bien.

Si hace calor, es una buena idea poner el aire acondicionado, en vez de abrir la ventana. Sólo asegúrate de limpiar antes los filtros. No utilices ventiladores, ya que remueven el aire y por lo tanto empeoran la situación.

Cuidado con las actividades en el exterior

polenSi sales habitualmente a correr, a montar en bicicleta o a hacer ejercicio a primera hora de la mañana o al atardecer, es muy recomendable que cambies tus hábitos durante la primavera. Evita las horas de mayor acumulación de polen y aléjate de los parques y jardines. Ponte también gafas de sol para protegerte los ojos.

Controla los niveles ambientales de polen y quédate en el interior los días más conflictivos. Puedes consultarlos en la Web de la asociación española de alergología.

Higiene personal

Cuando pasas tiempo en el exterior, tu pelo y tu piel se llenan de millones de partículas que te llevas contigo a tu casa. Por lo tanto, puede ser una buena idea que te duches al llegar a casa. Igualmente, deja zapatos y chaquetas en un lugar a la entrada de la casa (porche, cuarto de la limpieza, etc.).

Plantas de interior

Tus plantas, que tanta alegría te dan durante los meses de invierno, se convierten en una amenaza cuando llega la primavera. En la tierra húmeda, es fácil que se formen mohos microscópicos. Sus esporas son también un alérgeno habitual.

Durante la primavera, es aconsejable que saques tus plantas a la terraza o al exterior. Si eso no es posible, trata al menos de no regarlas más de lo estrictamente necesario.

Fuera químicos

Muchos productos de aseo, cosméticos o de limpieza contienen químicos agresivos e irritantes. Esto puede agravar los síntomas de tu alergia o incluso puede desencadenarte otras más serias.

Por ello, trata de reducir el uso de este tipo de productos. Recurre a sustancias naturales para la limpieza, como el jabón neutro, el bicarbonato o el vinagre, o utiliza productos ecológicos. Apuesta por los cosméticos sin químicos y evita los productos en aerosol, ya que irritarán aún más tus vías respiratorias.

Descongestiona tus vías respiratorias

Si sufres de congestión y mucosidad, puedes aliviar estos síntomas lavándote la nariz frecuentemente con solución salina. Esta la puedes hacer en casa, disolviendo media cucharada de sal y media de bicarbonato en una taza de agua templada. También existen sprays nasales a base de agua de mar, de venta en farmacias.

Hacer vahos con agua caliente también te ayudará a liberar tus vías respiratorias.

alimentacion anti alergénica

Combatir los síntomas de la alergia primaveral mediante la alimentación

Los remedios para combatir los síntomas de la alergia primaveral que hemos mencionado hasta ahora, se refieren sobre todo a medidas externas que puedes tomar. Sin embargo, es igual de importante que luches contra ellos desde el interior, a través de tu alimentación.

La alimentación anti-alergénica

Una alergia es en realidad un fallo de tu sistema inmunológico. Este reacciona violentamente ante un agente externo a priori inofensivo, como un grano de polen, y acaba atacando a tus propias células.

El buen funcionamiento de tu sistema inmune está íntimamente relacionado con tu flora intestinal. En concreto, en el equilibrio que existe en tu intestino entre bacterias “probióticas” (las llamadas bacterias buenas) y otras que pueden resultar nocivas.

Por ello, siguiendo una alimentación que beneficie a tu flora intestinal, ayudarás a prevenir las alergias. Lo mejor, en este sentido, es que sigas una dieta que incluya muchas frutas y verduras frescas, legumbres y frutos secos crudos.

Por el contrario, deberás evitar los alimentos que contengan azúcares añadidos y harinas refinadas (no integrales) y un exceso en grasas saturadas. También conviene que reduzcas el consumo de leche y lácteos (a excepción de los fermentados como el kéfir), puesto que tienden a producir mucosidad.

Pueden ayudarte especialmente los siguientes alimentos:

  • Frutas y verduras con vitamina C. A este respecto, te recomendamos que leas nuestro artículo sobre los vegetales con más vitamina C.
  • Alimentos probióticos. Entre ellos están el chucrut, el kimchi o el kéfir de leche, de agua o de té (kombucha), entre otros.
  • Té verde. Se considera que tiene efectos antihistamínicos.
  • Infusiones de cardo mariano, menta, regaliz y manzanilla. Descongestionan y reducen la mucosidad.
  • Jengibre y cúrcuma. Ayudan a bloquear el proceso inflamatorio en las mucosas.
  • Ajos y cebollas. Conocidos desde la antigüedad por sus efectos descongestionantes.

Otros remedios naturales

Pueden ayudarte también algunos suplementos y remedios naturales como:

  • Petasita (petasites hybridus).
  • Ortiga liofilizada.
  • Aceite de perilla.

Se trata de extractos de plantas, que tienen efectos antihistamínicos y se han probado eficaces para mitigar los efectos de muchas alergias. Consulta con tu médico o profesional de la salud, sobre cuál puede ser el más indicado para tu caso.

¡No sufras más por las alergias primaverales!

Como ha quedado patente, enfrentarte a las alergias primaverales no es una simple cuestión de resignación. Hay muchas cosas que puedes hacer para combatirlas.

Reduciendo tu nivel de exposición a los alérgenos, llevando una dieta que refuerce tu sistema inmune y tu flora intestinal y recurriendo a algunos remedios naturales, verás cómo los molestos síntomas disminuyen de forma importante.

¡Prueba a ponerlo en práctica esta primavera y verás que así se te hará mucho más llevadera!

¡Ah, y si conoces algún otro remedio o táctica que se nos haya olvidado, déjanos un comentario y cuéntanoslo!